DÍAS NO LECTIVOS

Como es sabido, el actual calendario escolar contempla la existencia de lo que se denominan otros días no lectivos. Es decir, días en los que, sin ser de carácter festivo, se suspende la actividad académica.

Estos días suponen un descanso tanto para l@s alumn@s como para el resto de la comunidad escolar pero en ocasiones generan graves dificultades a los responsables familiares en lo que se refiere a la conciliación de la vida laboral y familiar.

Muchos padres, madres o tutores/as trabajan y no tienen posibilidad de hacerse cargo de sus hij@s durante los días no lectivos. Por este motivo, en los últimos años hemos incrementado el número y la variedad en la oferta de actividades extraescolares en días no lectivos, para cumplir una doble función de complementar los conocimientos y destrezas del alumnado, en un ambiente lúdico, y de ofrecer a los padres y madres la posibilidad de conciliar su vida laboral con su vida familiar.

Con nuestros programas para los días no lectivos no sólo pretendemos servir de respiro a las familias, sino también proponer a l@s alumno@s una alternativa diferente para ocupar sus momentos de ocio. Numerosos estudios han puesto de manifiesto la necesidad de recuperar algunas de las formas tradicionales de aprovechamiento del tiempo libre en nuestro@s niñ@s. Las nuevas formas de ocupar los períodos de ocio son fundamentalmente individualistas (ver televisión, jugar a videojuegos,…) y dificultan, en ocasiones el establecimiento de relaciones interpersonales psicológicamente saludables.

En este sentido, no debemos olvidar que estos programas se implementan en un día que para l@s niñ@s es de descanso de la actividad académica por lo que nuestro principal objetivo será que disfruten y se diviertan estimulando el uso enriquecedor y creativo del ocio y potenciando situaciones de encuentro interpersonal.

De manera transversal, nuestros programas trabajan también la adquisición de hábitos sociales y técnicas de desenvolvimiento en el medio, basadas en su defensa y conservación y el respeto de los derechos y deberes fundamentales de convivencia, apoyo, solidaridad, tolerancia y colaboración entre las personas, poniendo el acento sobre los aspectos lúdico-creativos.

La metodología propiciará vínculos de cooperación, convivencia y amistad entre los miembros del grupo y el impulso de las actividades por iniciativa propia.